Select Page

El endeudarse no es necesariamente malo; algunas son deudas buenas o incluso necesarias. Acá hay algunas de las deudas que son lo suficiente razonables como para que usted las asuma:

  1. Educación superior (préstamo estudiantil)– Obtener un título universitario puede llevarte a empleos decentes que generen ingresos. Por lo tanto, mientras que esta deuda puede ser una carga para usted por algún tiempo, el pago es razonable – un buen trabajo que puede pagar los préstamos. Simplemente elija su título sabiamente; los títulos con menos habilidades comerciales no lo llevarán a tener trabajos buenos y estables.
  2. Vivienda– Si sus finanzas son capaces de pagar el préstamo hipotecario, pero no lo suficiente para pagar una casa en una suma global, es razonable tomar un préstamo hipotecario. Usted recibe dos cosas a cambio: un activo y, bueno, ¡una casa! Sin embargo, esto no debe hacerse por meros deseos o lujos. Si usted prestó para una casa junto al mar, pero apenas puede pagarla, ¡ese no es un préstamo razonable y bueno!
  3. Inversiones – ¿Préstamos para un negocio u otras inversiones? ¡Es una deuda muy razonable! Sólo tenga en cuenta que usted podría perder sus apuestas, así que tenga preparado un plan de emergencia en caso de que las cosas salgan mal.
  4. Transporte – Si usted realmente necesita un coche, no hay nada malo en tomar un préstamo de auto. Ese coche puede incluso ayudarte con tu trabajo – la deuda eventualmente se pagará sola. Pero una vez más, asuma el préstamo si es necesario o rentable, no sólo si es un lujo.

Al final, como con cualquier deuda, trátela apropiadamente para que no caiga en una espiral hacia la bancarrota.

Si las cosas realmente empeoran, ¡tenga la seguridad de que un abogado especializado en bancarrotas puede ayudarle con su caso!

El endeudarse no es necesariamente malo; algunas son deudas buenas o incluso necesarias. Acá hay algunas de las deudas que son lo suficiente razonables como para que usted las asuma:

  1. Educación superior (préstamo estudiantil)– Obtener un título universitario puede llevarte a empleos decentes que generen ingresos. Por lo tanto, mientras que esta deuda puede ser una carga para usted por algún tiempo, el pago es razonable – un buen trabajo que puede pagar los préstamos. Simplemente elija su título sabiamente; los títulos con menos habilidades comerciales no lo llevarán a tener trabajos buenos y estables.
  2. Vivienda– Si sus finanzas son capaces de pagar el préstamo hipotecario, pero no lo suficiente para pagar una casa en una suma global, es razonable tomar un préstamo hipotecario. Usted recibe dos cosas a cambio: un activo y, bueno, ¡una casa! Sin embargo, esto no debe hacerse por meros deseos o lujos. Si usted prestó para una casa junto al mar, pero apenas puede pagarla, ¡ese no es un préstamo razonable y bueno!
  3. Inversiones – ¿Préstamos para un negocio u otras inversiones? ¡Es una deuda muy razonable! Sólo tenga en cuenta que usted podría perder sus apuestas, así que tenga preparado un plan de emergencia en caso de que las cosas salgan mal.
  4. Transporte – Si usted realmente necesita un coche, no hay nada malo en tomar un préstamo de auto. Ese coche puede incluso ayudarte con tu trabajo – la deuda eventualmente se pagará sola. Pero una vez más, asuma el préstamo si es necesario o rentable, no sólo si es un lujo.

Al final, como con cualquier deuda, trátela apropiadamente para que no caiga en una espiral hacia la bancarrota.

Si las cosas realmente empeoran, ¡tenga la seguridad de que un abogado especializado en bancarrotas puede ayudarle con su caso!